Una buena alimentación nos ayudará a crear unas células sanas y por consiguiente, un cuerpo equilibrado. Un organismo sano no suele tener problemas de peso, puesto que ante todo sabe instintivamente lo que debe comer y en qué cantidades y segundo sabe hacer uso perfecto de la comida, metabolizándola correctamente y produciendo un óptimo nivel de energía. Para eso les traemos algunas informaciones y recomendaciones que les puede ayudar en la mejora de su estado de salud. AGUA: Sabías qué el dolor de cabeza, la fatiga, la depresión, el estreñimiento, la falta de concentración, la retención de líquido, el exceso de peso entre otros se puede deber a la falta de agua????? Lo ideal es beber unos 8 vasos (equivalente a dos litros). Empieza el día con un vaso de agua.ESTRÉS: Es la respuesta no específica a cualquier demanda, todo el mundo siempre está bajo algún tipo de estrés de todas formas si podemos combatir un estrés excesivo o innecesario evitando estresores nutricionales como: el café, té, alcohol, azúcar, gaseosas y consumir más bien aquellos alimentos que contienen nutrientes, entre ellos la vitamina A, C, E y el complejo B, que pueden combatir el estrés como el pescado, huevos, perejil, melón, limón, brócoli, espinacas, granos integrales, cereales naturales, frutos secos. CONTROL DE PESO: Existen muchas razones por las cuales una persona puede presentar problemas de exceso de peso, desde un desequilibrio hormonal, hasta problemas emocionales (depresión, estrés, ansiedad, etc.), causas como la retención de líquidos, inactividad física, metabolismo lento, exceso de comidas y otros.

  • Come regularmente durante el día (preferible tener 3 comidas y 2 colaciones)
  • Consuma 3 porciones de fruta y 5 vegetales al día.
  • Reduzca el consumo de granos y cereales refinados (harinas, pan, pastas)
  • Elimina totalmente los azúcares y estimulantes como café, té y bebidas con cafeína.
  • Aumenta el consumo de fibra consumiendo productos integrales, frutas y verduras
  • Consuma algo de proteína en cada comida y cada colación, por ejemplo: huevo,
  • carnes blancas de preferencia, pescado, algas, frutos secos, lácteos descremados.
  • Elimine grasas o aceites fritos e hidrogenados (como la margarina.

Por: VERÓNICA ROMÁN EGÚSQUIZA – Nutricionista de la UNMSM.